Con un cuento…

Con un cuento se despierta el asombro, se esboza una sonrisa, se derrama una lágrima… con un cuento se cambia el mundo, el tuyo, el mío, el nuestro… con un cuento…

Amo la pefección de tus imperfecciones

Cada vez que pensamos en las relaciones interpersonales, o mejor, entre personas (así parece que hablamos de un tú y un yo) al mismo tiempo que podemos pensar en lo bonito de la relación de amistad que puede haber entre dos personas, o en el mejor de los casos si hablamos de la relación entre dos que se aman de verdad (ya sean amigos, novios o lo que se lleve en ésta época), no podemos menos que pensar, con frío de realidad, que toda relación conlleva también una cuota de dificultades. Es así que pienso que es necesario que amemos la perfección de las imperfecciones que el otro puede tener.

En muchas ocasiones nos disgusta que ciertas personas sean de un modo o de otro, más aún si son personas que ocupan más que un lugar en nuestras vidas o lista de conocidos. Y claro que, hasta de un modo inconsciente, queremos cambiar a dichas personas; entonces justificamos largas charlas correctivas que supuestamente van a hacer que las cosas cambien y mejoren. ¿Para quién? En primer lugar para nosotros, tal vez también para el otro, pero justificamos nuestras correcciones diciendo que es por el bien del que es corregido.

No quito la buena voluntad y los buenos resultados que una corrección de los “defectos” o “limitaciones” pueda dar-nos, pero sí digo que a lo mejor lo que hacemos es intentar acomodar al otro a nuestro gusto, que tal vez no sea la solución adecuada, y que a lo mejor todo esto es como barrer y meter la basura debajo de la alfombra. Indefectiblemente vuelve a salir a la luz.

Por otro lado, bien podríamos pensar que todo esto no tiene mucho sentido y que lo que hay que reflexionar y hacer es mirarse a uno mismo y procurar cambiar nosotros, porque tal vez el problema esté de nuestro lado y nada ganaremos hasta que no cambiemos o limemos las aristas de nuestros límites.

Vamos avanzando, y para no ser injustos ni con unos ni con otros (según se asiente el pensamiento), perfectamente podríamos decir que una de cal y otra de arena, es decir: nos puede valer una y otra postura, y por momentos valernos de la corrección que se puede hacer al otro para que la relación entre dos vaya mejor, y luego también aplicar una dosis de autocrítica y autoayuda y así yo mejorar para el otro.

Hasta aquí todo bien, pero yo propongo que amemos la perfección de las imperfecciones, y me explico: Tal vez sería oportuno pensar que cada persona que se acerca a nosotros es perfecto para uno. Es como decir, “eres perfecto para mí; tienes las limitaciones perfectas para mí, que colindan con las mías; tienes los errores perfectos para mí, que dejan espacio a los míos; tienes la im-paciencia perfecta para mí, que me abraza cuando yo no la tengo… (ni una ni la otra), tu terquedad es la justa porque deja lugar suficiente para la mía; tus caprichos llenan la mitad de la lista y yo la completo con los míos; tu mal humor llega hasta donde comienza mi buen humor y mis rabietas besan tus carcajadas”.

Es así que cada vez que pensemos que hay que corregir-se, sería bueno que miremos los “defectos” de los otros con mayor cariño porque también son nuestros; y de este modo no tenemos dos personas enfrentadas que se corrigen y autocorrigen, sino que tenemos a dos compañeros de camino que comparten un mismo viaje, y cada uno deja espacio suficiente para el otro.

Si uno y otro intentan ver las cosas de este modo (algo más en lo que habrá que ponerse de acuerdo), entonces el afán pasará a ser el querer conquistar un grado tal de perfección –dentro de la imperfección que seguramente somos- que se ajuste a la medida del otro y sea capaz de aguantar las aristas de mi amig@, novi@, herman@ o lo que toque; y dejaremos de buscar soluciones a las dificultades a través del enfrentamiento.

Tenemos que aprender a convivir con las imperfecciones de los demás que son perfectas para nosotros porque también nos dejan ser.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: