Con un cuento…

Con un cuento se despierta el asombro, se esboza una sonrisa, se derrama una lágrima… con un cuento se cambia el mundo, el tuyo, el mío, el nuestro… con un cuento…

Prohibido hacerse adulto

Hace pocos días, todo Mendoza se sentía con el corazón henchido, una sonrisa se nos dibujaba sin esfuerzo en el rostro y hasta nos parecía que el día podía ser bueno y lleno de esperanza. Leonel, un niño de diez años había encontrado una billetera con US$ 20.000 y lo había devuelto. Esto nos llenó de asombro y sorpresa, a tal punto que no pocos se volcaron en agradecimientos y regalos para premiar tan generoso acto. Los niños son los que nos devuelven el norte, y por lo tanto nos dan ganas de no ser adultos.

Antes de avanzar, también elogio y aplaudo la acción de este niño que refleja unos valores que muchos deberíamos no perder de vista. Ojalá cunda no sólo la noticia, sino también el ejemplo.

Cada vez que cruzo una calle necesito poner en funcionamiento todos los sentidos, y no me refiero solamente a los cinco que supuestamente todos tenemos, sino que digo “todos” por si acaso hay alguno más y no lo sabemos, pues esos también los pongo en funcionamiento, ya que es todo un desafío, cruzar y no morir en el intento. Sendas peatonales las hay muchas, pero que se respeten por parte de los que llevan delante un volante, muy pocos. Y cuando uno va conduciendo y frena para darle paso a un peatón te lo agradecen con un gesto de alegría, y casi todo el mundo que ve dicho acto de respeto y educación vial queda algo asombrado.

Otros casos, que felizmente parecen más normales en el desarrollo de la vida cotidiana, pueden ser: darle el asiento a un ancian@, o a una embarazada, o una señora con un niño en brazos, o a discapacitados y/o a otros muchos que necesitan viajar sentados; por poner algunos casos que se nos presentan y a los cuales respondemos de un modo amable y respetuoso, aunque haya todavía algunos que miran para otro lado para justificar que no se levantan y que no son capaces de ceder el asiento porque no les da la gana. En fin que todo esto forma parte de nuestra educación y cultura.

Y hago mención a todo esto para resaltar que hay muchas cosas que sabemos que tienen que ser de una forma, y sin embargo no siempre sucede como esperamos que sea. Nos decimos muy cultos y conocedores de los valores verdaderos y auténticos, y aspiramos al orden social y cívico de muchos otros países, a los cuales miramos con cierto aire de envidia, pero sabemos que todavía nos queda camino por recorrer hasta poder llegar a un punto mejor y aceptable.

Un acto como el de Leonel no es muy cotidiano; es más, yo diría que es muy raro; será por eso que nos llama tanto la atención que el episodio de la billetera perdida se haya desarrollado del modo que lo hizo. Parece que algo honesto, de deber ético-cívico, es algo que no entra en nuestros esquemas mentales. ¿Tan raro es que alguien sea honesto? A mí me da la impresión de que sorprende que un niño de diez años (con lo inteligente y despiertos que son los chicos hoy en día) no se haya dado cuenta de que eso no se hace en la Argentina (bien podría ser éste nuestro pensamiento); y nuestra sorpresa ante el hecho no hace más que afirmar que “el pobre niño todavía no aprendió lo que hace al genio argentino: la viveza criolla”, y por lo tanto en su inocencia hace lo que hizo. No quiero decir que esto sea la verdad y la pura realidad, sino que, simplemente me llama la atención la reacción de muchos ante este hecho tan loable, como si de algo jamás visto se tratara.

Ser honestos no tiene que ser algo extraordinario en nuestra vida. Devolver lo que no es mío debería ser algo cotidiano; pero parece que esto no es posible, dadas las circunstancias y las noticias. El que hace algo bueno y honesto, como lo es este caso, en seguida es etiquetado y le ponemos el cartel de la B… y por ser sólo más benévolos vamos a decir que es el cartel de bobo. Pero el ver cómo actuó este niño hace saltar los resortes de honestidad y bondad que llevamos dentro del corazón –la huella de Dios impresa en el hombre diríamos algunos- y enseguida nos vemos movidos a hacer algo para (tal vez) sentirnos también parte de este buen acto. Será que por eso muchos le hicieron regalos a Leonel. O, tal vez, simplemente (y lamentablemente) esto es tan raro en nuestros días que no podemos menos que premiar la novedad honesta.

Yo prefiero pensar lo siguiente: un poco oxidado sí tenemos nuestros valores más auténticos y profundos, y por eso nos llama la atención la frescura y espontaneidad del acto de este niño; sin embargo, creo tenemos que mirar más lo que sale del corazón de los niños, ellos son quienes nos pueden devolver el norte para que, los que nos decimos adultos, no olvidemos lo que hace bien a la humanidad y a la convivencia. ¡Prohibido hacerse adulto!

 

Un niño siempre pude enseñar tres cosas a un adulto:

– a ponerse contento sin motivo

– a estar siempre ocupado con algo

– y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea

 

En mi caso: honestidad para todos.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Prohibido hacerse adulto

  1. Hey peque acá leyendo tus cuestiones ¿Esto es para los que no escucharon la homilia? jeje. hablando de tu última homilía ¿Lo que dijiste sobre la gente que te pide que le bendigas el auto la casa la medallita y todo, tiene algo que ver con que yo la noche anterior te pedi en mi casa que te tiraras algunos poderes y la bendigas?Bueno peque dejo de escribir y sigo leyendo para quedar al dia.http://www.leivafernando.blogspot.com/ para ver la historia del asalto contada por uno de los protagonistas.Un abrazo

  2. Hola Pek. Saludos desde Salta.Si puedo, la semana que viene me doy una vueltita por Mendoza para el cumple de mi novia. Si me dan los tiempos (voy muy pocos días), te paso a visitar.Un abrazoFernando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: